CUIDADO DE LA PIEL

Cuidar tu piel todos los días es enviarle mensajes de amor a tu cuerpo

Limpia, tonifica, hidrata y regenera tu piel con una rutina de cuidado diario. Nútrela con productos naturales para que luzca saludable, firme, suave, radiante y jovial.

¿Cómo cuidar la piel con productos naturales?

La piel perfecta no existe pero sí podemos cuidarla diariamente para que se mantenga saludable. Aunque es imposible evitar los signos del paso del tiempo como las líneas de expresión o arrugas, es posible prevenir el envejecimiento prematuro con una rutina de skincare adecuada.

Una rutina de cuidado facial debe incluir 3 pasos imprescindibles: limpieza, tonificación y humectación. Para la limpieza elige un jabón natural suave que no reseque la piel. Para la tonificación los hidrolatos son la mejor opción. Y para la humectación los aceites vegetales prensados en frío serán tus mejores aliados.

Varios aceites esenciales tienen el poder de purificar, equilibrar y regenerar la piel con sus propiedades antisépticas, tónicas y antioxidantes. Por otro lado, los aceites vegetales están compuestos de ácidos grasos esenciales que ayudan a mantener la piel humectada y protegida de la deshidratación o el envejecimiento.

Al combinar aceites vegetales con aceites esenciales podrás crear un producto natural para el cuidado diario de tu piel, similar a un sérum o elíxir.  Si quieres atenuar manchas, estrías o cicatrices, afortunadamente existen productos naturales que pueden ayudar a reducirlas o mejorar su apariencia. Mira la siguiente sección para saber cuáles son las mejores opciones para ti.

ELIGE EL PRODUCTO MÁS ADECUADO A TU NECESIDAD

  • Aceite de coco: Es un aliado para humectar y nutrir la piel seca, áspera o agrietada. Ideal para el cuidado diario de la piel del cuerpo, no es muy recomendable para el cuidado facial porque podría obstruir los poros.
  • Aceite de maracuyá: Humecta, regenera y restaura la capa de lípidos de la piel, protegiéndola de la deshidratación. Se absorbe rápidamente, deja la piel flexible y suave.
  • Aceite de ricino: Es rico en ácido ricinoleico que detiene el crecimiento de bacterias y hongos. Actúa contra las manchas oscuras en la piel. Es muy recomendable para arrastrar impurezas incrustadas en los poros.
  • Aceite de aguaje: Combate el envejecimiento prematuro de la piel, arrugas, líneas de expresión y manchas faciales. Es ideal para el cuidado de pieles secas, maduras o envejecidas por su efecto emoliente y antioxidante.
  • Aceite de ungurahui: Aporta nutrientes que brindan cuidado intensivo para nutrir pieles secas o maduras y protegerlas de los principales signos del envejecimiento cutáneo.
  • Aceite de açaí: Es particularmente apreciado para el cuidado de pieles maduras, sensibles o resecas. Se recomienda para nutrir y proteger el contorno de los ojos o los labios.
  • Aceite de jojoba: Tiene una composición similar a la capa de lípidos de la piel. Ayuda a equilibrar la secreción sebácea. Es muy apreciado en cosmética porque se absorbe fácilmente y no deja sensación grasosa.
  • Aceite de rosa mosqueta: Regenera, suaviza y protege la piel. Es ideal para nutrir pieles maduras, porque combate el fotoenvejecimiento, retrasando la aparición de arrugas y líneas de expresión.

ELIGE EL PRODUCTO MÁS ADECUADO A TU NECESIDAD

  • Aceite de árnica: Calma las inflamaciones de la piel. Reduce los hematomas o contusiones, facilitando su reabsorción. Es rico en antioxidantes que combaten los signos del envejecimiento.
  • Aceite de frambuesa: Es especialmente recomendable para calmar y proteger pieles delicadas o sensibles. Además, tiene una textura ligera que penetra fácilmente la piel, sin dejar sensación grasosa.
  • Aceite de caléndula: Está especialmente recomendado para humectar pieles sensibles, resecas o con tendencia atópica. Calma irritaciones, quemaduras, picores y picaduras de insectos.
  • Aceite de almendras: Cuida y protege las pieles secas o sensibles. Previene la deshidratación, mejora la elasticidad y ayuda a combatir las estrías. Es ideal para humectar y regenerar zonas resecas del cuerpo.
  • Aceite de pepa de uva: Es un aceite emoliente de textura ligera que no obstruye los poros. Por su contenido en antioxidantes protege contra los signos del envejecimiento cutáneo. Sirve para todos los tipos de piel.
  • Aceite de palta: Humecta y suaviza la piel seca. Protege la piel sensible. Ayuda a regenerar la piel irritada, escamosa o con psoriasis. Se usa para combatir las estrías.
  • Aceite de moringa: Especialmente recomendado para humectar la piel seca y mantenerla hidratada. Se usa para el cuidado de pieles mixtas porque se absorbe rápidamente. 
  • Aceite de cáñamo: Su proporción de ácidos grasos lo hacen ideal para cuidar todos los tipos de piel. Es suavizante, regenerante y reafirmante, mejora la elasticidad y retrasa el envejecimiento cutáneo.
  • Aceite de argán: Su alto contenido en antioxidantes retrasa los signos del envejecimiento de la piel. Es muy nutritivo y regenerador. Aporta suavidad y flexibilidad a las pieles secas y maltratadas.

ELIGE EL PRODUCTO MÁS ADECUADO A TU NECESIDAD

  • Aceite de neem: Calma irritaciones, humecta, nutre y suaviza la piel.Se usa para el cuidado de pieles con tendencia al acné por su acción depurativa. Purifica y equilibra el cuero cabelludo.
  • Resina de copaiba: Ampliamente utilizada en la medicina tradicional amazónica para calmar problemas en la piel como cicatrices, quemaduras pequeñas, resequedad, irritaciones, psoriasis, hongos y picaduras.
  • Resina de sangre de grado: Se usa tradicionalmente para curar heridas y calmar picaduras de insectos, llagas, quemaduras o irritaciones en la piel. Ayuda a luchar contra los signos del envejecimiento de la piel y a atenuar la apariencia de estrías y cicatrices.
  • Aceite esencial de lavanda: Es antiséptico y cicatrizante. Limpia y tonifica la piel. Calma irritaciones en pieles sensibles, quemaduras solares y picaduras. 
  • Aceite esencial de árbol de té: Es muy popular por sus propiedades purificantes. Sirve para limpiar la piel. Ayuda a regular la piel grasa y a controlar el acné. Se usa tradicionalmente en casos de herpes.
  • Aceite esencial de mirra: Contiene propiedades regeneradoras, cicatrizantes y purificadoras para la piel. Ayuda en casos de irritaciones, abscesos, eczemas y piel agrietada.
  • Aceite esencial de petitgrain: Tiene propiedades tónicas y purificantes para el cuidado de la piel grasa o con tendencia al acné. Regula la producción de sebo, previene el acné, revitaliza y regenera la piel.
  • Absoluto de benjuí: Promueve la reconstrucción cutánea. Regenera la piel maltratada. Calma y tonifica las pieles sensibles. Mejora la flexibilidad y elasticidad de la piel seca.
  • Absoluto de jazmín: Purifica y tonifica la piel. Se utiliza para dar aroma floral delicado y duradero a las preparaciones cosméticas. Es perfecto para el cuidado de todos los tipos de pieles.

ELIGE EL PRODUCTO MÁS ADECUADO A TU NECESIDAD

  • Oleoresina de vainilla: Tiene propiedades regeneradoras para la piel. Es hidratante, nutritiva y suavizante. Ideal para agregar a cremas, lociones, bálsamos, labiales y aceites para masajes. Es muy popular en la producción de perfumes, sprays corporales y aguas de colonia o de tocador.
  • Aceite esencial de palmarosa: Es un potente purificante y astringente para combatir infecciones y otras afecciones de la piel. Es popular como ingrediente en desodorantes naturales.
  • Aceite esencial de cúrcuma: Por su riqueza en antioxidantes es ideal para el cuidado de pieles maduras o maltratadas, reduce la aparición de arrugas y mejora el tono de la piel. Tiene propiedades antifúngicas y antibacterianas.
  • Aceite esencial de romero: Se usa para regular la grasa en la piel y el cuero cabelludo. También ayuda a atenuar manchas cutáneas.
  • Aceite esencial de incienso: Regenera la piel dañada, favorece la curación de heridas y mejora la cicatrización. Restaura las pieles maltratadas, protege la piel seca y ayuda a retrasar el envejecimiento en pieles maduras.
  • Aceite esencial de palo rosa: Es reconocido por su potente efecto regenerador de la piel. Se utiliza como ingrediente activo en productos cicatrizantes y antienvejecimiento, especialmente para el tratamiento de estrías o arrugas.
  • Aceite esencial de bergamota: Ayuda a regenerar la piel. Es astringente, sirve para regular el exceso de grasa y controlar el acné.
  • Aceite esencial de geranio: Se usa como ingrediente activo contra las arrugas, estrías y cicatrices. Ayuda a equilibrar la piel irritada, enrojecida, con exceso de grasa o acné.
  • Aceite esencial de patchouli: Tiene propiedades regeneradoras y cicatrizantes para cuidar la piel maltratada o envejecida.  
  • Aceite esencial de laurel: Tiene propiedades purificantes y antioxidantes para proteger la piel del efecto de los radicales libres, protegiéndola del envejecimiento prematuro. También ayuda a equilibrar pieles grasas o con tendencia al acné.  
  • Hidrolato de aciano: Tiene propiedades purificantes y astringentes que tonifican la piel Aporta luminosidad a las pieles secas. Alivia el cansancio en los ojos y reduce las ojeras .

ELIGE EL PRODUCTO MÁS ADECUADO A TU NECESIDAD

  • Hidrolato de neroli: Tiene propiedades tonificantes, revitalizantes y calmantes. Es apreciado para el cuidado de las pieles secas o sensibles.
  • Hidrolato de siempreviva: Es ideal para el cuidado de pieles delicadas con tendencia al enrojecimiento o rosácea.También ayuda a reducir las ojeras y protege a las pieles maduras.
  • Hidrolato de rosas: Es perfecto para todos los tipos de piel, incluso para pieles sensibles, con acné o rosácea. Alivia la resequedad, el enrojecimiento, las irritaciones, regula el exceso de grasa y previene la aparición de arrugas.
  • Hidrolato de lavanda: Es un tónico facial ideal para todos los tipos de piel. Ayuda a equilibrar las pieles con exceso de grasa o tendencia al acné. Es útil para desinfectar heridas o quemaduras pequeñas y mejorar su cicatrización.
  • Hidrolato de manzanilla: Ayuda a aliviar afecciones cutáneas como resequedad, irritaciones y picaduras. Es especial para pieles secas o sensibles, incluso se puede utilizar en la delicada piel de los bebés, para calmar la dermatitis del pañal.
  • Gel de aloe vera: Es ideal para calmar la piel con irritaciones, enrojecimientos, picores, tendencia atópica o quemaduras solares. Es un excelente reparador y protector cutáneo con efecto antiarrugas y antimanchas.
  • Elíxir facial: Nutre, restaura y protege las pieles secas, deshidratadas, maltratadas o envejecidas. Es ideal para proteger el rostro del envejecimiento y regenerar capas profundas de la piel. Reduce y previene las líneas de expresión y las manchas oscuras.
  • Sérum anti acné: Está especialmente formulado para desinfectar y desinflamar granos o espinillas. Además previene la aparición de las marcas que genera el acné.
  • Elíxir para el contorno de ojos: Protege la piel de los principales signos de envejecimiento, como líneas de expresión y arrugas. También ayuda a desinflamar y atenuar las ojeras. 
  • Bálsamo para el cuidado de las manos: Creado para humectar y nutrir las manos, dejándolas frescas y suaves. Contiene una mezcla de aceites naturales muy beneficiosos para la piel. Se absorbe rápidamente sin dejar sensación grasosa.
  • Repelente amazónico : Protege tu cuerpo de picaduras con este repelente 100% natural, elaborado con una poderosa combinación de aceites esenciales.

100% Natural y Orgánico

Libre de Crueldad Animal

Marca 100% Ecológica

100% Satisfacción Garantizada

You've just added this product to the cart: