¿Incienso de Somalia o de la India?

El incienso es el nombre de una resina aromática extraída de varios árboles y arbustos de Boswellia, que son parte de la familia Burseraceae, a la que también pertenece el palo santo.

Los Boswellia se distribuyen principalmente en pendientes inclinadas del desierto, alcanzando de 2 a 10 m de altura. Su corteza tiene textura del papel, sus hojas crecen a lo largo de sus ramas y sus flores son pequeñas, blancas o rosadas. Son originarios de regiones tropicales del norte de África y Asia. El nombre de la especie se eligió en honor al botánico escocés John Boswell.

Corteza del árbol de incienso
Foto: Dinesh Valke

La resina se obtiene al hacer varias incisiones en el tronco. A medida que la sustancia resinosa y blanquecina gotea, se va raspando y recolectando. Luego, se deja secar hasta que endurece y adquiere tonalidades amarillo-ámbar.

Probablemente es la resina más famosa del mundo y uno de los productos comerciales más antiguos. Ha sido valorada desde hace milenios, tanto en Oriente como en Occidente, formando parte de ceremonias religiosas de diversas culturas. En algunos lugares se considera sagrada. Según la biblia, fue uno de los regalos de los reyes magos a Jesús, poco después de nacer.

Resina de incienso
Foto de: Riyadh Al Balushi

Usos de la resina de incienso 

Durante siglos se ha utilizado en ungüentos, con fines medicinales o para producir perfumes y aceites esenciales. Su aroma amaderado, dulce, balsámico y refrescante, promueve sentimientos de relajación, tranquilidad, confianza y bienestar, induce a la meditación y ayuda a conectar con la espiritualidad.

También ha servido para tratar heridas, infecciones de la piel, enfermedades inflamatorias, tanto en la ayurveda como en la medicina tradicional china. Es un buen purificador atmosférico para la fumigación. Desinfecta el aire, beneficia al sistema respiratorio y apoya al sistema inmune.

Además, tiene propiedades regeneradoras que mejoran la apariencia de la piel porque ayuda a combatir los signos del envejecimiento cutáneo. Por esto, se añade en muchos productos para el cuidado facial.

Árbol de incienso en Socotra, Yemen
Foto: Rod Waddington

Principales especies de Boswellia de las que se extrae el incienso

Hasta ahora se han identificado 5 especies de Boswellia de las que se extraen resinas de incienso con diferentes calidades:

1. Boswellia sacra (incienso de Somalia)

El árbol Boswellia sacra es originario de la Península Arábiga y el cuerno de África. Abunda en Omán, pero está más distribuido al norte y este de Somalia. Su resina es llamada popularmente olíbano. Aunque algunos botánicos consideran que la variedad que crece en Somalia es una especie distinta llamada Boswellia carterii, actualmente se consideran de la misma especie.

2. Boswellia serrata (incienso indio)

Es un árbol originario de gran parte de la India y una región de Pakistán, del que se extrae la resina conocida como incienso indio. En sánscrito se llama salai guggul a la resina y sallaki al árbol. Se ha utilizado tradicionalmente en la Ayurveda para tratar diversas afecciones, principalmente inflamaciones y dolores articulares. Es la misma especie a la que también llaman Boswellia thurifera.

Árboles de Boswellia serrata
Foto: Dinesh Valke

3. Boswellia papyrifera (incienso sudanés)

Se conoce como incienso sudanés. Es nativo del este de África, entre Etiopía, Eritrea y Sudán. Se caracteriza por tener un aroma a pino con notas cítricas. Es muy apreciado en Etiopía, donde le llaman itan zaf y se cree que es el primer incienso usado en la antigüedad.

4. Boswellia frereana (incienso copto)

Es un árbol nativo del norte de Somalia, que crece principalmente en Yemen. Es llamado dhidin o maydi por los lugareños, quienes, además de comercializarla para fines aromáticos la utilizan su resina para aliviar la inflamaciones por golpes o dolores de artritis. Se conoce popularmente como incienso copto, porque es muy utilizado por la iglesia copta ortodoxa de Egipto.

5. Boswellia occulta

Es una especie identificada recientemente en una pequeña zona de Somalilandia, al noreste de Somalia, donde es muy importante para la economía local. Los nativos la confundieron durante mucho tiempo con la B. carterii. Su morfología se asemeja a la B. sacra y a la B. frereana, pero se determinó que su composición química es bastante diferente. Contiene metoxidocano, un componente que no está presente en las otras especies.

Aceite esencial de incienso de la India

¿Cuál es mejor?

Las condiciones de crecimiento del arbusto inciden significativamente en la calidad de la resina que produce. Cada año se comercializan miles de toneladas de resina de incienso, que provienen principalmente de Somalia y la India.

La opinión más generalizada es que los bosques de Boswellia sacra que existen desde hace milenios en Somalia, producen la resina de mejor calidad del mundo. En aromaterapia se destaca por su poder relajante. En cosmética se aprovecha por su capacidad de regenerar la piel dañada y protegerla del envejecimiento prematuro.

El aceite esencial de Boswellia serrata se ha estudiado clínicamente por sus beneficios para reducir molestias de la osteoartritis y mejorar la función articular. Su aroma se considera inferior al de las especies B. sacra y B. frereana. Por esto, su precio suele ser menos costoso, pero se ha comprobado su poder para disminuir dolores articulares. También se han investigado sus propiedades para eliminar microbios en la piel, el cuero cabelludo y las uñas.

Árboles de Boswellia en Yemen
Foto: Rod Waddington

¿Incienso de Somalia o de la India?

Aceite esencial de incienso de Somalia

(B. carterii o B. sacra)

Aceite esencial de incienso de la India

(B. serrata o B. thurifera)

  • Ayuda a despejar las vías respiratorias
  • Apoya al sistema inmune
  • Repara, regenera y protege la piel dañada o envejecida
  • Armoniza el sistema nervioso
  • Induce estados de relajación profunda y meditación
  • Se usa tradicionalmente en la medicina ayurvédica
  • Es antimicrobiano y cicatrizante
  • Alivia molestias articulares
  • Especialmente recomendado para malestares relacionados con la osteoartritis
  • Relaja la mente y el cuerpo

Estado de conservación de las especies de Boswellia

No se sabe con certeza cuán amenazados están los árboles de Boswellia en el presente. Debido a que crecen en lugares remotos, afectados por la guerra, las investigaciones son escasas o limitadas. En 1998, La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza afirmó que la Boswellia sacra estaba casi en peligro en ese momento.

En un estudio de 2006, un ecologista de Países Bajos afirmó que, desde finales de los años 90, los árboles de Boswellia papyrifera eran cada vez más difíciles de encontrar. Ese mismo año pronosticó, en un artículo de investigación, la reducción del 50% de esta especie en las siguientes dos décadas y afirmó que las otras especies también podrían estar amenazadas.

El ganado que come los arbustos jóvenes, los incendios devastadores y la sobreexplotación de los árboles viejos, afectan la capacidad de la especie para regenerarse. Según algunos especialistas, los árboles no deben cortarse más de 12 veces al año para que se mantengan saludables. Pero se han observado árboles en Somalilandia con más de 100 incisiones en sus troncos.

Foto: HitchChic

Sustentabilidad del consumo de incienso

Los árboles de Boswellia se encuentran en regiones con condiciones climáticas, sociales y políticas difíciles, con un clima muy árido. En general, son poblaciones seminómadas las que cosechan esta valiosa resina, en zonas cuyos habitantes están luchando con la pobreza y conflictos armados. Para muchas familias la venta de la resina representa la única fuente de ingresos. Esto ha conducido a la sobre explotación de las principales especies de incienso.

Una estrategia para evitar la extinción de las principales especies de incienso se basa en la reforestación y el cuidado de los árboles existentes. Hay una gran responsabilidad en las principales empresas de aceite esencial de incienso, pero también en los consumidores con conciencia ecológica.

Por esto, resulta importante tener en cuenta la trazabilidad de los productos, para rastrear sus orígenes. Así, nos aseguramos que los proveedores de la resina la han obtenido con prácticas sostenibles, que no atentan contra la conservación de las especies amenazadas.

¿Te gustó nuestro artículo?

Nos encanta interactuar con nuestros lectores. Comparte tus opiniones o dudas en la sección de comentarios y te responderemos en el menor tiempo posible.
Nos encanta interactuar con nuestros lectores. Comparte tus opiniones o dudas en la sección de comentarios y te responderemos en el menor tiempo posible.

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.