Todos los vegetales que desprenden aroma contienen moléculas aromáticas y los aceites esenciales son las sustancias que concentran a esas moléculas. Se obtienen a partir de la destilación, por corriente de vapor, de las hojas, flores y tallos de diversas plantas aromáticas o mediante la prensión o el estrujamiento de la cáscara de las frutas (especialmente las cítricas).

No son realmente aceites, sino sustancias aromáticas volátiles que concentran al máximo las propiedades medicinales de las plantas. Estas mismas propiedades son las que protegen al vegetal de ataques externos (como plagas, hongos, cortes o golpes) y les otorgan efectos antisépticos, analgésicos, antiinflamatorios, equilibrantes, cicatrizantes, relajantes, energizantes, entre muchos otros. En aromaterapia se aprovechan sus beneficios para tratar a personas con depresión, ansiedad, agotamiento, estrés, falta de apetito, dolor crónico y otros problemas de salud.

Se pueden usar a través de la inhalación con difusores aromáticos o sprays. También se emplean como aditivos en la elaboración de cosméticos y productos de higiene o limpieza como jabones, champús, desinfectantes, ambientadores, perfumes, cremas, lociones. Son utilizados para mejorar el estado de la piel, el cabello y el cuero cabelludo o para potenciar el efecto de masajes terapéuticos.

Como son sustancias puras, muy concentradas, potentes y volátiles, siempre se deben diluir en una sustancia base, pues podrían irritar la piel o las mucosas si se aplican directamente, en grandes cantidades o en zonas muy extensas. Para usarlos con seguridad y obtener su máximo beneficio, es imprescindible cumplir con algunas indicaciones, sobre todo en lo que respecta a la dilución y a la dosis.

Lo primero a tener en cuenta es que los aceites esenciales son hidrófobos, es decir, no se diluyen en el agua, pero sí son solubles en grasas, aceites o alcoholes y ligeramente solubles en vinagre. No se pueden aplicar directamente en la piel, se deben diluir en una sustancia más ligera que funcione como vehículo y que permita esparcirlos con facilidad en la zona del cuerpo a tratar.

También es fundamental la distinción entre aceite esencial y aceite vegetal. Si no conoces la diferencia entre ambos tipos de sustancias, te recomendamos que leas el artículo sobre las diferencias entre los aceites vegetales y esenciales que publicamos anteriormente.

SUSTANCIAS VEHICULARES

ACEITES VEGETALES PUROS

Los aceites vegetales 100% puros son la mejor opción para diluir aceites esenciales. Son ricos en ácidos grasos, vitaminas y minerales beneficiosos para la salud. Al combinarlos puedes lograr mezclas personalizadas muy efectivas para afecciones específicas. Por ejemplo, para pieles grasas se recomiendan aceites como el de jojoba, cáñamo o semillas de uva, combinados con aceites esenciales como el de árbol de té o el de ylang ylang; en cambio, para pieles secas se recomiendan aceites como el de coco o el de almendras, combinados con aceites esenciales como el de lavanda o de jazmín.

ALCOHOL

Si diluimos los aceites esenciales en alcohol con fines cosméticos, obtendremos algo similar a una tintura medicinal. También se suele usar alcohol para elaborar perfumes o ambientadores con aceites esenciales. En coctelería, se emplean para darle complejidad aromática a bebidas exóticas. Suelen combinarse alcoholes como vodka, tequila o ron blanco con aceites esenciales como toronja, hierbabuena, kióncanela.

EXCEPCIONES EN APLICACIONES PURAS

Aunque siempre se recomienda diluir los aceites esenciales en una sustancia base, existen algunas excepciones en las que se pueden aplicar sin diluir. Por ejemplo, el árbol de té, puede aplicarse directamente en casos de hongos en las uñas o brotes de acné. Sin embargo, como cada organismo es diferente, es recomendable realizar previamente una prueba en el antebrazo para verificar que no se producen reacciones alérgicas.

DOSIS

De manera general, la dosificación segura para diluir aceites esenciales en aceites vegetales para uso tópico es:

ADULTOS

99% de aceite vehicular y 1% de aceite esencial (1 gota de aceite esencial en 1 cucharadita de aceite base)

EMBARAZADAS, NIÑOS MENORES DE 2 AÑOS Y PERSONAS MAYORES DE 80 AÑOS:

99,75% de aceite vehicular y 0,25% de aceite esencial (1 gota de aceite esencial en 4 cucharaditas de aceite base)

APLICACIONES CONCENTRADAS EN ÁREAS PEQUEÑAS COMO LAS SIENES:

97-95% de sustancia base y 3-5% de aceite esencial (3-5 gotas de aceite esencial en 1 cucharadita de aceite base)

USOS DOMÉSTICOS:

Para usar aceites esenciales en difusores aromáticos o para elaborar ambientadores o limpiadores no es necesario considerar estas dosis. Se puede usar lo necesario, dependiendo de la cantidad de aroma que se prefiera.

 

Déjanos un comentario acerca de tu experiencia o tus dudas acerca del uso de aceites esenciales en aromaterapia, cosmética o en la limpieza de tu hogar.

 

6 comentarios de “POR QUÉ SE DEBEN DILUIR LOS ACEITES ESENCIALES Y CÓMO HACERLO

    • Freddy dice:

      Hola Gisela, depende de la capacidad de agua del difusor y del tamaño del espacio. Generalmente 5-10 gotas es suficiente para una habitación grande.

      Saludos, gracias por comentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *