¿Cuál Aceite Esencial de Lavanda es Mejor?

El aceite esencial de lavanda es uno de los más populares del mundo por su exquisito aroma, sus múltiples propiedades medicinales y su versatilidad. Es probable que ya lo conozcas o estés pensando en comprarlo pero ¿Sabías que existen diferentes tipos de lavanda y que no se debe confundir la lavanda con el lavandín? Si no lo sabías, continúa leyendo para que aprendas a distinguirlos y a elegir el mejor para ti.

Las variedades de lavandulas

La lavandula es un género de plantas de la familia de las lamiáceas, muy valoradas por su característico aroma fresco. No hay acuerdo acerca del origen de la palabra lavandula. Se dice que se deriva del latín lavo que significa lavar, pero que también podría derivarse del latín liveo que significa azulado.

Actualmente existen alrededor de 60 especies y más de 200 variedades de lavandulas. Se han distribuido por todo el sur de Europa y el norte de África hasta llegar al sur de Asia. Son usadas desde la antigüedad como plantas ornamentales y medicinales. Algunas variedades se cultivan especialmente para la producción de aceite esencial y otras solo tienen fines ornamentales.

Las principales especies de Lavandula usadas para hacer aceite esencial son la Lavandula angustifolia, la Lavandula latifolia y la Lavandula hybrida o lavandín. Las diferencias entre las variedades de lavandulas son determinantes en la composición del aceite esencial extraído y en sus propiedades medicinales, por esto es importante saber diferenciarlas antes de comprar.

Aceite esencial de lavanda verdadera

Lavandula angustifolia

Conocida como lavanda fina o verdadera. Es endémica del mediterráneo occidental entre España, Francia, Italia y Croacia, sobre los 800 m de altura. En la actualidad se cultiva principalmente en la Provenza francesa.

La palabra angustifolia se refiere a que sus hojas son angostas y se distingue porque crece una sola flor en cada tallo. Su aroma es floral, herbáceo y fresco, mucho más acentuada y agradable que el de la Lavandula latifolia y el lavandín, porque su contenido de alcanfor es mínimo.

El aceite esencial de lavanda es uno de los aceites esenciales más versátiles que existe. Se destaca por sus propiedades calmantes del sistema nervioso que ayudan a relajar el cuerpo y la mente. Se recomienda en casos de estrés, insomnio o ansiedad. También ayuda a calmar dolores musculares. En cosmética se usa para el cuidado de pieles sensibles o irritadas.

Lavandula latifolia

Lavandula latifolia

En algunos lugares llamada espliego o lavanda macho. Crece naturalmente en toda la península ibérica, principalmente entre España y Portugal, por debajo de los 600 m de altura. La palabra latifolia se debe a que sus hojas son un poco más anchas. Se caracteriza por tener 3 flores en la parte superior de cada tallo.

Su aceite esencial tiene un aroma muy alcanforado, fresco y herbáceo debido a su alto contenido de alcanfor. Por esto, se considera de inferior calidad pero es muy valorado por sus propiedades antisépticas, cicatrizantes y regeneradoras de la piel. Sirve para purificar pieles grasas y prevenir el acné.

Resulta muy útil en casos de irritaciones, eczemas, quemaduras, ampollas y hongos en la piel. Es un aliado contra picaduras de insectos y se ha usado tradicionalmente para tratar mordeduras de serpientes o medusas.

Ayuda a despejar y proteger las vías respiratorias por sus propiedades descongestionantes, expectorantes, antiinfecciosas y antivirales. También es un excelente analgésico y antiinflamatorio que alivia dolores musculares y calambres. Tiene propiedades estimulantes del sistema nervioso y del sistema inmune.

Lavandín o Lavandula hybrida

Lavandula hybrida

También llamado Lavandula intermedia o lavandín, es un híbrido natural entre la Lavandula angustifolia y la Lavandula latifolia. Crece por debajo de los 800 m de altura y se cultiva principalmente entre España y Francia. Se caracteriza por tener 3 flores en la parte inferior de cada tallo.

Por ser una especie híbrida, solo se reproduce por esquejes o clones, formando largas hileras de plantas idénticas entre sí, en los campos donde se cultivan. Produce más cantidad de flores y su aceite esencial tiene un rendimiento hasta 10 veces mayor que el de la lavanda.

Su aroma es herbáceo, amaderado, fresco y ligeramente alcanforado, más intenso, menos delicado y de inferior calidad que el de la lavanda verdadera. Sin embargo, se considera de mejor calidad que la Lavandula latifolia porque su contenido de alcanfor es menor.

Existen 3 tipos de variedades de lavandín usados para producir aceite esencial: lavandín abrial, lavandín grosso y lavandín súper.

La variedad abrial es la más alcanforada y menos valorada en aromaterapia, se produce principalmente para elaborar productos cosméticos y de limpieza. La variedad grosso es la que más se cultiva y tiene un contenido intermedio de alcanfor. La variedad súper es la menos alcanforada y la más usada en aromaterapia debido a que su aroma es más agradable.

El aceite esencial de lavandín súper es un excelente relajante muscular. También tiene propiedades para luchar contra el estrés, el insomnio y la tristeza. Ayuda a aliviar irritaciones, picaduras de insectos y a calmar la piel después del afeitado.

Aceite esencial de lavanda

¿Cuál aceite esencial elegir?

Debido a que en algunos lugares se llama lavanda al lavandín y espliego a la lavanda, lo mejor es fijarse en el nombre científico que aparece en la etiqueta del aceite esencial. Así tendremos certeza de cuál especie o variedad de Lavandula se ha extraído y podremos diferenciar sus efectos terapéuticos.

Aceite esencial de Lavandula angustifolia

  • Es el que tiene mayor valor terapéutico y mejor aroma.
  • Su efecto relajante del sistema nervioso es excepcional.
  • Es uno de los aceites esenciales más versátiles que existe.
  • Sirve para una innumerable variedad de usos cosméticos.
  • Se recomienda para regenerar y suavizar la piel.
  • Es una aliado para pieles sensibles.
  • Como su rendimiento es menor, resulta más costoso que el aceite esencial de Lavandula latifolia y que el lavandín.
  • Su calidad es superior en cuanto al aroma.
  • Gran poder terapéutico para reducir el estrés y la ansiedad.
  • Resulta ideal para usar por la noche, porque promueve la relajación.
  • Calma la mente, ayuda a dormir profundamente y a tener un sueño reparador.

Aceite esencial de Lavandula latifolia

  • Contiene hasta 30% de alcanfor, por lo que se considera de menor calidad.
  • Es muy valorado por sus propiedades antisépticas y es mejor su efecto analgésico y antiinflamatorio.
  • Un gran aliado contra picaduras de insectos.
  • Resulta efectivo para aliviar tensiones musculares, contracturas o calambres.
  • Ayuda a tratar y prevenir afecciones respiratorias.
  • Es ideal para usar en pieles grasas o con tendencia al acné por sus cualidades purificantes.
  • Excelente cicatrizante, sirve para regenerar la piel irritada o con quemaduras solares.
  • También sirve para eliminar hongos en la piel.
  • Es neurotónico o estimulante del sistema nervioso.
  • No se recomienda usar por la noche porque podría dificultar el sueño.

Aceite esencial de lavandín súper o Lavandula burnatii

  • Es el que tiene mejor rendimiento y precio más accesible.
  • Su aroma es más potente pero no tan rico como el de la lavanda verdadera.
  • Huele mejor que la Lavandula latifolia porque contiene menos alcanfor.
  • Especialmente recomendado para las contracturas musculares y los calambres por actividad física intensa.
  • Es un aliado para deportistas.
  • Relaja la mente y el cuerpo después de un día agitado.
  • Promueve el descanso reparador.
  • Sirve para calmar irritaciones y picores en la piel.
  • Ayuda a regenerar la piel y a cicatrizar heridas pequeñas o quemaduras superficiales.

Referencias:

Franchomme, P. et Pénoël, D. (1990). L’aromathérapie exactement. Limoges: Roger Jallois.

López V. et al. (2017). Exploring Pharmacological Mechanisms of Lavender (Lavandula angustifolia) Essential Oil on Central Nervous System Targets. Frontiers in Pharmacology (8).

Muñoz-Bertomeu, J. et al. (2007). Essential oil variation within and among natural populations of Lavandula latifolia and its relation to their ecological areas. Biochemical Systematics and Ecology, 35 (8), 479-488.

Renaud, E. et al. (2001). Essential oil quantity and composition from 10 cultivars of organically grown lavender and lavandin. Journal of Essential Oil Research, 13 (4), 269-273.

Usano, J. et al. (2011). Ecological production of lavenderes in Cuenca province (Spain): A study of yield production and quality of the essential oils. Botanica Complutensis, 3, 147-152.

¿Te gustó nuestro artículo?

Nos encanta interactuar con nuestros lectores. Comparte tus opiniones o dudas en la sección de comentarios y te responderemos en el menor tiempo posible.
Nos encanta interactuar con nuestros lectores. Comparte tus opiniones o dudas en la sección de comentarios y te responderemos en el menor tiempo posible.

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.