Las manchas en la piel pueden aparecer por diversas causas y son más abundantes en las personas de edad avanzada y de pieles claras. Suelen ser planas y de color pardo-marrón y distribuirse en las zonas de la piel más expuestas al sol, como la de cara, el cuello, las manos, el pecho y los hombros.

La mayoría de las veces representan solo un problema estético que se puede revertir con tratamientos naturales y prevenir con hábitos saludables. En general, se deben a problemas en la distribución de la pigmentación de la piel, desencadenados por factores hormonales, alimentarios o ambientales. Lo más común es el factor solar.

Las pieles más expuestas al sol tienen más probabilidades de desarrollar manchas. Cuando nos exponemos excesivamente al sol aumenta la producción de melanina, la sustancia responsable de la pigmentación de la piel y que tiene por función protegernos de los rayos solares.

Afortunadamente existen varias opciones naturales para devolverle a tu piel un color homogéneo, que además te ayudarán a hidratarla, nutrirla y restaurarla, difuminando marcas y líneas de expresión.

ACEITE DE ROSA MOSQUETA

El aceite de rosa mosqueta tiene una capacidad increíble para regenerar la piel madura, manchada, marcada o envejecida, gracias a su contenido en ácidos grasos esenciales que ayudan a la regeneración celular de los tejidos, previniendo el fotoenvejecimiento de la piel, igualando el tono y la textura.

Es uno de los productos naturales con más estudios científicos que confirman su efectividad para eliminar manchas cutáneas. Además de eliminar manchas, ayuda a reducir estrías y cicatrices, estimula la producción de colágeno y elastina. Es un poderoso antioxidante, rico en vitaminas A y C.

ACEITE DE CALÉNDULA

El aceite de caléndula cuenta con potentes propiedades cicatrizantes debido a su riqueza en ácido sacílico, por lo que es un excelente remedio casero que reduce y previene las imperfecciones de la piel. Sus cualidades humectantes y revitalizantes lo convierten en uno de los mejores aceites para el cuidado de la piel dañada o reseca. Sus ácidos grasos complejos poseen propiedades antiinflamatorias y su contenido en carotenoides y flavonoides ejercen un grandioso poder antioxidante, capaz de reducir las manchas solares y de restaurar la piel ante quemaduras del sol, irritaciones, heridas, acné.  

ACEITE ESENCIAL DE LIMÓN

El aceite esencial de limón tiene una gran capacidad blanqueadora de la piel, gracias a sus propiedades antioxidantes. Ayuda a eliminar las manchas ocasionadas por una excesiva exposición al sol. También sirve para exfoliar la piel, eliminando la piel muerta y permitiendo la aparición de piel nueva y saludable.

Es un potente agente blanqueador. Por ser un aceite esencial 100% puro, no se puede utilizar directamente en la piel, sino que debe diluirse en un aceite que sirva de base, como el de rosa mosqueta.

Todos los cítricos son fotosensibilizantes, se recomienda usar el aceite esencial de limón solo por las noches y enjuagar la piel en la mañana, antes de exponerse al sol.

ACEITE ESENCIAL DE INCIENSO

El aceite esencial de incienso tiene propiedades tónicas, antioxidantes, antisépticas, antiinflamatorias, cicatrizantes y antifúngicas muy beneficiosas para la piel. Estimula el crecimiento de nuevas células de la piel, retrasando los signos de envejecimiento. Favorece el flujo sanguíneo y mejora la circulación. Las cualidades astringentes y citofilácticas del aceite esencial de incienso reducen la aparición de manchas y marcas en la piel.

ACEITE ESENCIAL DE GERANIO

El aceite esencial de geranio se extrae de una variedad procedente de Egipto. Es de gran ayuda para sanar enfermedades y desequilibrios en la piel, pero es especialmente utilizado para tratar problemas cutáneos derivados de problemas psicoemocionales. Sus componentes suaves permiten usarlo en el rostro como limpiador y tónico facial de uso diario, para reducir y prevenir las manchas oscuras en la piel y las líneas de expresión. Favorece la regeneración celular, permitiendo la curación rápida de quemaduras leves. También ayuda a reducir las estrías y la celulitis.

TRATAMIENTO DE DÍA

En 1 recipiente de 33 ml de rosa mosqueta o jojoba y añade 10 gotas de aceite esencial de geranio + 7 gotas de aceite esencial de incienso, agita enérgicamente para mezclar bien.

Se puede usar todos los días, aplicándolo directamente en la piel como un hidratante, después de la limpieza facial y preferiblemente después de tonificar con agua de rosas.

Aplica 3-5 gotas, distribuyéndolas por la cara con la punta de los dedos limpios, ejerciendo suaves masajes circulares para que la piel absorba el aceite.

 

TRATAMIENTO DE NOCHE

En un recipiente de 33 ml de aceite de rosa mosqueta, caléndula o argán, diluye 15 gotas de aceite esencial de limón.

Utiliza 3-5 gotas solo en las noches, aplicándolo directamente en la piel como un hidratante, después de la limpieza facial y preferiblemente después de tonificar con agua de rosas. Distribúyelas por la cara con la punta de los dedos limpios, ejerciendo suaves masajes circulares hasta que la piel absorba el aceite. Lavar bien en la mañana, antes de salir al sol y evitar exponerse por mucho tiempo a los rayos solares durante el tratamiento.

 

TRATAMIENTO SEMANAL

Mezcla 1 cucharada de arcilla blanca, 1 cucharada de aceite de rosa mosqueta, 3 gotas de aceite esencial de lavanda, 3 gotas de aceite esencial de incienso, 3 gotas de aceite esencial de geranio. Añade agua y remueve hasta obtener una mezcla pastosa. Aplícala en tu rostro después de limpiarlo y déjala actuar por 15 minutos. Luego enjuaga con agua tibia, seca la piel con suaves toques y tonifícala con hidrolatos de rosas o de lavanda. Para finalizar, aplica un hidratante como el que describimos anteriormente para el tratamiento diario.

 

2 comentarios de “BORRA MANCHAS EN LA CARA CON ESTOS ACEITES Y ESENCIAS NATURALES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *