Aceites para Piel Grasa o con Acné

Cuando la piel del rostro genera más grasa de lo normal, pueden aparecer granos, espinillas y puntos negros. Existen aceites adecuados para piel grasa o con acné, ideales para una rutina de limpieza y humectación 100% natural.

No hay acuerdo científico acerca de las causas del acné. Sin embargo, están identificados algunos factores que influyen en su aparición. Los cambios hormonales, una alimentación poco balanceada, el estrés, la humedad del ambiente, la sudoración excesiva y el cambio en la composición de la capa de lípidos de la piel, son posibles causas de la producción de los molestos comedones característicos del acné.

Normalmente el acné afecta aproximadamente al 85% de los jóvenes entre 13 y 25 años, debido a que durante este período aumenta la actividad de las glándulas sebáceas. Pero también puede ocurrir en cualquier momento de la vida cuando se obstruyen los poros con las impurezas que están en la superficie de la piel, formadas principalmente por una mezcla de los ácidos grasos, sudor, células muertas, bacterias y restos de maquillaje.

¿Se pueden usar aceites vegetales en piel grasa o con acné?

La mayoría de los tratamientos farmacológicos para el acné contienen sustancias como el peróxido de benzoilo y el ácido salicílico, que destruyen las bacterias y secan los ácidos grasos de la piel, causando resequedad y descamaciones. Por esto, muchas personas prefieren recurrir a tratamientos naturales, pero algunas veces es difícil identificar los productos más apropiados.

Sobre el cuidado natural de la piel existen muchos mitos. Hay quienes piensan que en la piel grasa o con acné no se pueden aplicar aceites naturales porque empeorarían. Pero la verdad es que la piel grasas que no reciben la humectación adecuada tienden a generar más grasa. Afortunadamente existen algunos aceites vegetales que ayudan a controlar el exceso de grasa y a prevenir la aparición de granos y espinillas.

La piel grasa requieren productos ligeros y nutritivos que no obstruyan los poros. En ocasiones, por no tener conocimiento sobre cuál es el aceite correcto, la piel puede producir más grasa, tras el uso de aceites densos que serían más adecuados para pieles secas o sensibles. Sigue leyendo para que conozcas cuáles son los aceites ideales para evitar el exceso de grasa en la piel y prevenir la aparición del acné.

El grado comedogénico de los aceites es importante al momento de elegirlos

El grado comedogénico es una escala que indica la potencialidad de una sustancia de obstruir los poros y producir comedones (granos y espinillas). Los aceites con un alto grado comedogénico son los que se deben evitar en la piel grasa o con acné. Los aceites no comedogénicos o de bajo grado comedogénico (entre 0-2) son ideales para humectar y nutrir correctamente este tipo de pieles.

Aceites vegetales como jojoba, cáñamo, semillas de maracuyá o pepa de uva, tienen textura muy ligera, se absorben fácilmente, ayudan a regular el pH, controlar el exceso de grasa y lo más importante: no obstruyen los poros porque no son comedogénicos.

La composición de los ácidos grasos de los aceites también importa

Varios estudios han encontrado una correlación entre la disminución de ácido linoleico y la aparición del acné. Se trata de un ácido graso esencial, de la serie omega-6, que se obtiene de los aceites vegetales, el pescado y algunos frutos secos.

Los aceites vegetales más ricos en ácido linoleico que son adecuados para tratar y prevenir el acné son: el de pepa de uva, el de cáñamo y el de maracuyá.

También las investigaciones han asociado el exceso de ácido oleico con la aparición del acné y el exceso de grasa en la piel. El ácido oleico es un ácido graso monoinsaturado, de la serie omega-9, que ayuda a humectar profundamente las pieles secas o sensibles y evita su deshidratación y descamación.

Así, los aceites con alto contenido en ácido oleico están contraindicados para piel grasa o con acné, tales como los de coco, almendras, palta, oliva o girasol. En cambio, los aceites no comedogénicos y ricos en ácido linoleico serían los más adecuados para controlar el exceso de grasa en la piel y prevenir la aparición del acné, como los de cáñamo, maracuyá y pepa de uva.

Principales propiedades de los aceites vegetales para piel grasa o con acné

Aceite de cáñamo

El aceite de cáñamo es apto para casi todos los tipos de piel, pero es especialmente eficaz para pieles mixtas o grasas debido a su bajo nivel comedogénico. Por su alto contenido en ácido linoleico y sus propiedades antiinflamatorias, ayuda a prevenir el acné y a desinflamar los brotes de espinillas y granos.

Aceite de semillas de maracuyá

El aceite de semillas de maracuyá es un aceite ligero que nutre la piel sin bloquear los poros, ideal para piel grasa o con acné. Es muy rico en vitamina C y ácido linoleico, que lo hacen un gran aliado para humectar, regenerar y equilibrar la capa de lípidos, protegiéndola de la deshidratación y el envejecimiento.

Aceite de pepa de uva

El aceite de pepa de uva es adecuado para todos los tipos de piel pero es ideal para piel con acné por su bajo grado comedogénico y su alta concentración de ácido linoleico. Su poder antioxidante lo hace en un aliado para luchar contra el envejecimiento prematuro, las arrugas y las líneas de expresión.

Aceite de jojoba

Aunque en realidad es una cera, el aceite de jojoba se absorbe fácilmente sin dejar sensación grasosa en la piel. Por su bajo grado comedogénico, sus proporciones equilibradas de ácido oleico y linoleico y su gran concentración de ácido eicosenoico, ayuda a humectar profundamente la piel sin obstruir los poros. Tiene efecto astringente y propiedades que regulan el pH de la piel, controlan la producción de sebo y previenen la aparición del acné.

Aceites de pepa de uva y jojoba para el acné

Recomendaciones y precauciones para usar aceites en piel grasa o con tendencia al acné

Este artículo no pretende sustituir la recomendación de un especialista de la salud de la piel. Si presentas acné severo, consulta a tu dermatólogo antes de probar cualquiera de estas alternativas naturales.

Cada piel es un mundo y lo que funciona para una piel podría generar reacciones adversas en otra. Por esta razón, algunas personas tienen que probar varios productos naturales, antes de encontrar el correcto.

Lo más recomendable es probar con un solo aceite por varias semanas y observar cómo reacciona la piel antes de mezclarlo o alternarlo con otro aceite.

Al usar aceites para la limpieza facial se sugiere usar máximo 6 gotas. Se deben retirar absolutamente todos los restos de aceite, primero con una toalla suave, mojada en agua tibia-caliente y luego con un jabón facial no comedogénico.

Al usar aceites para humectar la piel grasa, mixtas o con tendencia al acné, es recomendable comenzar usando solo 1 gota durante la primera y la segunda semana y luego aumentar la cantidad hasta 2-3 gotas máximo. Evita abusar de la cantidad de aceite para que no te quede sensación grasosa en la piel y no se obstruyan los poros.

Referencias:

  1. Argote, A. y cols. (2014). Aspectos fisiopatológicos del acné. Revista de la Asociación Colombiana de Dermatología, 22, 200-208.
  2. Benaiges, A. (2003). El acné, su tratamiento y las lesiones residuales que provoca. Offarm, 22, 65-72.
  3. Mack, M. y cols. (2013). Molecular interactions of plant oil components with stratum corneum lipids correlate with clinical measures of skin barrier function. Experimental Dermatology, 23, 29-44
  4. Downing, D. et al. (1986). Essential fatty acids and acne. Journal of the American Academy of Dermatology14, 221–225.

¿Te gustó nuestro artículo?

Nos encanta interactuar con nuestros lectores. Comparte tus opiniones o dudas en la sección de comentarios y te responderemos en el menor tiempo posible.
Nos encanta interactuar con nuestros lectores. Comparte tus opiniones o dudas en la sección de comentarios y te responderemos en el menor tiempo posible.

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


You've just added this product to the cart: