El embarazo es una hermosa experiencia en la que el cuerpo femenino pasa por una gran variedad de cambios drásticos. Estos cambios generalmente involucran sensaciones de incomodidad, sensibilidad o malestar.

Desde los primeros meses del embarazo las gestantes pueden sentir náuseas y sufrir de vómitos, retención de líquidos, piernas cansadas, dolor de espalda, insomnio, alteraciones emocionales, estreñimiento y hemorroides, etc. La ocurrencia o intensidad de estos malestares dependen del estado de salud general (tanto física como psicológica de cada mujer) y del entorno social en el que se desarrolla la gestación.

Los aceites esenciales pueden ser útiles para mantener equilibradas las emociones de las embarazadas, promover su bienestar físico, apoyar al sistema inmune y más. Al elegir adecuadamente los aceites esenciales y siguiendo las pautas de uso correspondientes, se puede confiar en esta herramienta terapéutica durante el embarazo.

Para la mayoría de las mujeres, varios aceites esenciales son una opción apropiada y segura durante la gestación, pero cada embarazo es diferente y hay mujeres que pueden ser sensibles a los aceites esenciales durante esta etapa, por esto, es importante consultar con el médico de confianza antes de usarlos.

También es muy importante tener en cuenta que algunos aceites esenciales están totalmente prohibidos durante el embarazo porque se conocen los efectos neurotóxicos y abortivos de las plantas aromáticas de las que provienen. A continuación te contamos cuáles son los aceites esenciales seguros de usar durante la gestación y cuáles se deben evitar hasta después del parto…

 

ACEITES ESENCIALES PROHIBIDOS PARA GESTANTES

Los aceites esenciales ricos en cetonas, óxidos y éteres fenólicos como salvia, alcanfor, orégano, cedro, hierba luisa, citronela, toronjil, cedrón, romero, perejil, enebro, menta poleo, artemisa, ravintsara, canela, clavo, nuez moscada.

 

ACEITES ESENCIALES BENEFICIOSOS DURANTE EL EMBARAZO

Algunos aceites esenciales pueden utilizarse con seguridad durante el embarazo solo a partir del cuarto mes o durante el segundo trimestre de gestación…

 

ANSIEDAD, ESTRÉS, INSOMNIO, TENSIÓN EMOCIONAL: lavanda, ylang ylang, palo rosa, bergamota, incienso, geranio, rosas.

CANSANCIO, AGOTAMIENTO, FATIGA: lavanda, limón, bergamota, árbol de té, menta.

DOLOR DE CABEZA: lavanda, menta.

CALAMBRES: ciprés, lavanda.

DOLORES MUSCULARES: lavanda, jengibre, incienso, eucalipto.

ESTREÑIMIENTO: lavanda, naranja.

HEMORROIDES: ciprés, lavanda, incienso.

ESTRÍAS: lavanda, toronja, mandarina, geranio, incienso, palo de rosa, rosas.

INDIGESTIÓN: menta, lavanda, jengibre, mandarina, naranja.

NÁUSEAS: menta, lavanda, palo rosa, limón, jengibre.

VÁRICES Y PIERNAS CANSADAS: ciprés, limón, lavanda.

 

 

USOS Y DOSIS SEGURAS EN EMBARAZADAS

El mejor modo de usar aceites esenciales durante el embarazo es mediante el difusor de aromas pero también es posible hacer aplicaciones tópicas para masajes o frotaciones, dependiendo del malestar que se quiera aliviar.

Para aplicarlos en la piel, los aceites esenciales se deben diluir en aceites vegetales que sirvan de base o vehículo.

Los aceites más utilizados para diluir aceites esenciales son los aceites de almendras, coco, semillas de uva, jojoba y rosa mosqueta.

En cualquier persona la proporción de dilución oscila entre el 0.5% y e 2% pero en embarazadas, por seguridad, lo más recomendable es una proporción de 0.25% a 0.50%, es decir, 1 o 2 gotas de aceite esencial en 4 cucharaditas de aceite base.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *